Ir al contenido principal
Acelerador de empresas

La revolución silenciosa de la IA generativa: adaptarse o morir

Mientras lee este artículo, es posible que sus competidores ya estén redefiniendo sus límites de eficacia y creatividad. No estamos hablando de un futuro lejano, sino del presente. La inteligencia artificial generativa ya está reescribiendo las reglas del juego, e ignorar esta realidad es un riesgo estratégico que podría costarle muy caro a su empresa.

La IA no es el futuro, es el presente:

Olvídese de las predicciones optimistas sobre el potencial de la IA. Las cifras actuales son suficientemente impresionantes. OpenAI, creador de ChatGPT, alcanzó los 1.300 millones de dólares de ingresos en 2023, un 150% más que el año anterior. NVIDIA, fabricante de chips esenciales para la IA, vio cómo sus acciones se disparaban un 232% en 2023, impulsadas por la creciente demanda de potencia de cálculo para la IA. Microsoft, que ha integrado la IA generativa en su motor de búsqueda Bing, registró un aumento de 1.000 millones de usuarios activos mensuales. Estos son solo algunos ejemplos del impacto real de la IA en el mercado actual.

El momento exige actitud

SAP, el gigante del software empresarial, no se anda con chiquitas. Varios artículos, como el publicado en el sitio web The Information, revelan la postura radical de la empresa: adaptarse a la IA generativa o marcharse. A los empleados que se niegan a integrar la tecnología en su vida diaria se les anima a buscar nuevas oportunidades. El mensaje es claro: la IA no es un "diferenciador", sino la nueva base de la productividad y la competitividad.

Y SAP no está sola. Otros gigantes, como Amazon y Google, también están invirtiendo masivamente en integrar la IA en sus operaciones. La diferencia es que, mientras estas empresas promueven una revolución interna, muchas otras aún están en plena fase de adopción de la IA, con un enfoque lento y gradual, un lujo que el mercado ya no se permite.

La factura que no cierran los que ignoran la IA

Hablemos de cifras. McKinsey estima que la IA generativa puede aumentar la productividad hasta un 60-70%. Considerando un escenario McKinsey, con un aumento de la productividad de 5 horas diarias por empleado, en una empresa con 100 empleados, con salarios medios (con cargas) de R$10.000,00, la ganancia anual sería de R$1.320.000,00.

Escenario McKinsey (5 horas ahorradas al día):

  • Coste anual de la plataforma de IA (R$100/mes por empleado): R$ 120.000,00
  • Tiempo ahorrado por empleado (5 horas/día): 100 horas/mes
  • Coste total de la hora trabajada (salario anual / horas trabajadas en el año): R$ 132,00
  • Ahorro anual por empleado: R$ 13.200,00
  • Ahorro total anual de la empresa: 1.320.000,00 reales.
  • ROI: 1100%.

Escenario pesimista (1 hora ahorrada al día):

  • Ahorro anual por empleado: R$ 2.640,00
  • Ahorro total anual de la empresa: R$ 264.000,00
  • RETORNO DE LA INVERSIÓN: 220

Incluso en un escenario pesimista, con sólo 1 hora ahorrada al día, el retorno de la inversión (ROI) sigue siendo impresionante: 220%.

La conclusión es sencilla:

La inercia hacia la IA generativa no es sólo un error estratégico, es un tiro en el pie. Las empresas que dudan en abrazar esta revolución tecnológica se están colocando en una desventaja competitiva insostenible. La era de la IA ya ha comenzado, y el futuro pertenece a quienes se atrevan a liderar esta transformación.

¿Le ha gustado este artículo?

0 / 5 Resultados 4.63 Votos 8

Su page rank:

Rica Barros

Rica Barros es la fundadora y CEO de Pareto, la startup de IA líder en América Latina.